Mira; te escribí un poema

Y menos mal que
de tanto en tanto
por tí pero sin contigo
las cosas se vuelven locas.

Y digo locas por no decir
que el mundo se centrifuga,
es decir yo sigo en el centro,
tú irremediablemente te alejas

Y la brújula da vueltas y vueltas
siguiendo el surco de un vinilo
con una vieja canción impresa.

Y claro, siempre me mareaba
hasta que dí con el remedio y
mira; te escribí un poema.

4 comentarios:

Annouk dijo...

Has tornat al món blogger! bé bé, què tal Marc?

marcsit dijo...

Doncs bé, intentant acabar l'interminable, efectivament hem tornat, a veure quan duro sense tornar a hivernar :-)

servarsilenci dijo...

ME GUSTARÍA SABER QUÉ ES EL EJE

Una buena explicación consistiría en afirmar que hay varios polos magnéticos situados en el disco, de tal forma que se produce, necesariamente, el efecto centrífugo. Ahora bien, tal y como dicen los teóricos más enterados, sólo hay una forma de hacer cesar esta inercia: anexando un eje en el soporte. Lugar dónde la locura inercial reposa y a su vez, vía dónde se neutralizan todos los polos.

Natacha Fernández dijo...

Me encanto, simplemente