Newfound Glory

Amanece que no es poco, y ¿quien quiere vivir para siempre? Ver este renacer dia tras dia, ver ese amanecer dia tras dia, y ver que todo en la vida es dar vueltas. Cualquier dia te levantas y contemplas cualquier animal, un par de palomas, y las ves revoloteando, persiguiendose, una de ellas gallarda, presumiblemente el macho y oh, que triste ser una paloma. Pero luego no nos engañemos, contemplemos el vuelo de un par de personas, si sobra n las palabras, a veces es dificil encontrar la diferencia. Llega un nuevo año y el sol amanecerá indiferente, ajeno a todas estas preocupaciones nuestras de celebrar la eterna repetición de los años, ¿eterna? ¡Claro que sí! ¡Soy joven! Yo sí viviré ¡para siempre!

El sol sale y no sorprende, recuerdo el fin de año pasado, al volver de parranda con mis amigos me fui a acostar; estaba amaneciendo, y heché una foto con el móvil a ese momento. La he llevado de fondo todo el año. Peor para el Sol. Recuerdo también el primer dia del nuevo milenio, el primer sol del nuevo milenio, cuando el fantasma del "efecto 2000" había desaparecido entre las marchitas tinieblas, subimos mis amigos y yo, a un monte, el del castillo de Tona, y muertos de frío vimos amanecer, y debo confesar que me sentía ese día en las alturas, mismamente como si estuviera colgado de un avión. Peor para el Sol.

¿Y quien esperaria para siempre? No habría epílogos, y ¿qué sería de esta canción?: "Otro año ha dejado mi vida, un año que se fué demasiado temprano. Esos fueron los dias que sacrifiqué, esos días que viví por y para tí. Algunos llegaron con invierno y blanco. Otros simplemento se fueron con el viento. Algunos en solitarias noches de verano, otros entre lluvias otoñales.... ....oh pero como hecho de menos... como hecho de menos ese silencio olvidado... pero ¿quien soy yo? ¿quien soy yo para decir cuando la lluvia se tornará nieve? Eso si la vida nos brinda un nuevo día..." Esta canción es preciosa, se llama Epilogue y es de Kamelot. Viendo como escribo y porqué escribo muchas veces me doy cuenta que a pesar de M. suelo tener a alguien en mente. En el fondo escribo a esa persona por la que viví para y por los días. No sé aún quien es esa persona, es una mujer, eso sí, pero no sé cual. Un amigo mío, poeta por cierto, me diría que es la Esperanza, la Soledad, quizá la Alegria. ¡Oh amigo mío! Tengo una ligera idea de quien puede ser, siempre la he tenido pero es una idea transmutante, multiforme, que espera tener una forma definitiva, pero repito, no se que forma tiene, ella (la forma) hace como el sol, amanece, es mediodía, anochece, y así se ha sucedido cíclicamente, sin embargo ya lo he dicho, soy inmortal, y algún día el sol me morirá y con él ¡me haré una tortilla!

Algún dia llegará esa forma y tendrá que decirme que es ella, sí, yo sólo jamás me daré cuenta, lo mismo que en el mito de la caverna, hasta que alguien no me desate las manos veré sombras... sombras... y no de la china precisamente... entonces alguien me desatará y me llevará fuera de la cueva allí donde veré el sol, que me cegará y entonces, peor para mí.

Tiras los Dados

Ya tienes el amor...

Ya acaricias la gloria con la punta de los dedos.

Eres inmortal.

Prepárate a caminar a oscuras.

A vivir solo.

A dormir al raso.

Ya tienes el amor...

Te has cansado de buscarlo bajo las piedras

a cualquier precio.

Ahora te acostarás del lado de la angustia y

seguirás el camino que lleva al crimen o al adiós.

Ya tienes el amor

y no puedes echarte atrás.

No pidas justicia, eres tú quien tira los dados.

Cierra los ojos, lánzate al abismo y

renuncia a vivir eternamente en paz.

Ya tienes el amor

y su agonía,

quién no lo daría todo por sufrirla de nuevo

una vez más,

una vez más,

una vez más

y basta.

(Traducción de "Ja tens l'amor" de Joan Manuel Serrat)

Ojalá tengas suerte

El otro dia jugué al Risk y conquisté el mundo. El mismo día jugué al Monopoly y tripliqué el valor de la banca por supuesto gané. Ayer mismo a los dardos también gané una partida. Ya saben el dicho, afortunado en el juego desafortunado en el amor. ¿Desafortunado en el amor? ¡Ah!, si se tratase de M. entonces contaría alguna historia, para eso está M., pero esta vez se trata de mí y me lo reservaré para mi mismo: es emocionante guardarse el misterio.

"En el amor lo que cuenta es la suerte" es la frase que vertebra la última película de Woody Allen que he visto, hoy mismo, "Celebrity". Una película polifónica, se mueve a dos voces nos cuenta dos historias a diferencia de "Melinda y Melinda" y aunque estén en contrapunto, convergen en varios puntos de la película hasta que enfrentan sus realidades. Me explico; se trata de una pareja que se divorcia, y cada uno encuentra su suerte, al final vuelven a encontrarse y se ve que uno ha tenido suerte y otro no. El modo en que todo está contado es genial y está urdido con total elegancia. La película además se cierra más o menos como empieza, algo que siempre es muy resultón (a mi lo del eterno retorno me pone). Tiene muchos elementos que ya empiezo a reconocer en otras películas de Allen y además nos aclara otras cosas de su filmografía como el "polimorficamente sensible" de Annie Hall, en esta para sacarnos de dudas acerca de lo que significa. Lo mejor de todo es que siempre me deja con esa sensación que hay tanto que interpretar en lo que nos quiere decir acerca de las relaciones humanas, tantas cosas que se me escapan de su mensaje y otro tanto que interpreto y no consigo transmitir ni siquiera aquí. Juega la película con el marco en el que se situa "Celebrity" es decir, Celebridad; famoso, siempre alrededor del mundo de la fama... es curiosos como elegimos a nuestros famosos se dice en la película, evidentemente no se eligen, es cuestión de suerte ¿verdad? Otra cosa que he leído: "
El problema de Branagh (actor que encarna a uno de los protaognistas) como Allen - personaje se extiende a toda la cinta y contamina la temática central que se aborda: la celebridad y sus efectos en quienes la viven, en quienes la desean y en quienes viven a su alrededor sin poseerla. La fuerza con la que se pudo mostrar baja mucho de intensidad por Branagh (pues este tiene debe interpretar a Woody Allen sin ser reste y no está a la altura); mientras que la subtrama de la ex-esposa Robin (Judy Davis) si se expresa adecuadamente en la pantalla con la neurosis suficiente. Robin pasa al universo de Allen, Lee se queda estrellado en su Aston Martin contra un aparador, abandonado por la modelo y por el público." Volviendo a lo nuestro, de nuevo "En el amor lo que cuenta es la suerte".

Me gusta esta contraposición de tópicos: "En el amor lo que cuenta es la suerte", "Afortunado en el juego desafortunado en el amor" o mejor "suerte en el juego, mala suerte en el amor". Como comento he visto una película acerca de lo primero, sin embargo, ninguna acerca de lo segundo, así que me basaré en mi experiencia, puedo aceptar lo primero: Aceptemos que suerte es lo mismo que el azar, aunque pueda parecer que suerte es "buen" azar. Ya saben "Es caprichoso el azar" este a veces tiene que hacer de los semáforos carmín tiene que deterner un aguacero y un autobús para que nos encontremos con quien nos tenemos que encontrar. ¡Joder! Qué tontería lo otro.... equilibrio en el mundo.... ¿què es eso? No ven que el universo no es más que vacío y vacío... ¡y por encima se expande!

Bailando con lágrimas

"Dulces lágrimas que perláis las ventanas que quizá jamás debieron ser abiertas. Dulces lágrimas del amor desamado. Dulces lágrimas del poeta que resvala con una vulgar cáscara de plátano por contemplar el sencillo tintineo de las estrellas" dijo un poeta.

Como hace el viento

"... res no us deixo, ningú no m'espera..., me'n puc anar i tornar."






¿Qué hace el viento? Eso en parte dependerá que sea ave, aeronave, hoja, pluma, ícaro o dédalo. A mi el viento me lleva eso me hace el viento, sí sin duda es lo más bonito que me puede hacer. De pequeño, muy de pequeño M. se preguntaba porqué las Natillas se llamaban Natillas y no de otro modo, e intentaba saborear esa dulce palabra pero no le encontraba ningún sentido, sílaba por sílaba Na-Ti-Llas, letra por letra y no le encontraba sentido ni coherencia de modo que podrían llamarse de cualquier otro modo, y eso le preocupaba tremendamente. Un poco como eso de no hacer los deberes por su declarada inutilidad pues el universo se expande ¿No? Entonces ¿de qué sirve hacer los deberes en un mundo que se expande? Pues eso que se los lleve el viento.

El viento, M. en iba hoy, o cualquier día, en coche y vislumbró en la autopista una de esas señales que indican una "señal de viento" una de esas telas cónicas colchoneras (rayas blancas y rojas) y cerca de ellas, la propia señal en si, toda ella tan bonita como inútil; romántica. Estas a saber si aún se instalarán en las carreteras, en los aeropuertos al menos (en algunos aeródromos, es decir aeropuertos de menos categoria) tiene un poco más de sentido, por eso de la importancia del viento aunque están en desuso, sustituidos por útiles eléctrónicos exentos de toda belleza romántica. El que vió M. estaba cabizbajo, el viento estaba poco viril en ese momento y ese aro con ese cónico colgante del que un 90% de los conductores negará más de tres veces su existencia nos mostraba su bella derrota. De pequeño a M. le gustaban mucho pues creía que ellos significaban presencia de aviones. M. perseguía al viento, pues quería usarlo para volar, la señal buscaba el viento, quería hacerle viril, contenerlo y medirlo.

El viento nos trae nubes y el sol nos las quema. El viento nos trae murmuros de todas direcciones, nos traé hojas secas de árboles variopintos, pero siempre cambia de dirección nos despeina es erratico. Eso es entonces, escribo esto como si lo hiciese el viento.

...Y el amor

El milagro de existir
el instinto de buscar,
la fortuna de encontrar
el gusto de conocer.

La ilusión de vislumbrar
el placer de coincidir,
el temor a reincidir
el orgullo de gustar.


La emoción de desnudar
y descubrir, despacio el juego,
el rito de acariciar
prendiendo fuego.

La delicia de encajar
y abandonarse,
el alivio de estallar
y derramarse.

Y el amor,
el amor,
el amor,
el amor,
el amor,

Sinceramente vuestro

Bon Nadal, Feliz Navidad, Joieaux Nöel, Merry Xmas...

A saber en cuantos pocos idiomas o muchos haría falta decirlo para que a nuestros oídos pareciese original, no lo es, y nos hemos hartado de oirlo por aquí, que nos las dieran a diestro y siniestro y a discreción, sobretodo a discreción, y si las mías pueden tener algo especial frente a alguna otra es que llegan de forma sincera, de forma sincerísima, os lo aseguro, se trata de un mensaje para mucha gente, lo sé, sé que alguno se sentirá despreciado pero creedme, podré pasar más o menos tiempo con vosotros, pero es muy difícil exigirle al corazón más o menos líneas a cada uno de vosotros, y esto viene des del corazón.

Formas parte de mi vida, para mi bien y para tu bien o tu mal, y por ello, aunque sea por un dia, pertendo hacerte dar cuenta de ello. Quiero recordartelo, tengo un trocito de ti en mi y quizá viceversa y por todo lo que ello implica, eso es en todo caso increible. Son unas fechas en las que sabéis que vuelvo a casa, como el turrón y por ello, aunque muchas veces no se ya donde está mi casa ni como decía Patricia "donde está tu aeropuerto de origen", el hecho de que esté en casa significa que quizás de tí no puedo estar cerca y eso nunca es bueno pues por las navidades, almenos por navidad y almenos para que nos queden un par de cosas buenas en el mundo, uno por la navidad debería estar rodeado con la gente a la que más quiere, ya sea los amigos, la família, la mujer, la novia. Tengo la virtud de estar rodeado de gente muy, muchísimo querida de la que puedo rodearme poco a menudo, pero como dice la gran canción de Jaume Sisa "Mi casa es vuestra casa, si es que hay casas de alguien (...) en mi casa ya están todos, ¡a no espera! Que en mi casa, en mi casa faltas tú". Eso, desearos que estéis rodeados de los que más quereis y más felices os hacen, y no, no. Hoy no me vale esa excusa barata y cochina de que las navidades es puro capitalismo que detrás de guirnaldas flores rojas lilas y amarillas se esconde el consumismo más feroz y elocuente y que eso es católico y hoy nadie es católico y que todo el mundo es hipócrita... no no, hoy esa postura no me sirve, la tomo como falsa. Almenos estos días, pensemos por favor que nuestro mundo aún tiene un arreglo.

Son días también para reflexionar, para que veamos quien echamos de menos a nuestro lado, quienes son aquellas personas que no están por lejanía o por no voluntad propia y queremos que estén, que es lo que le pasa a nuestro pobre mundo, porqué no hace tanto frío ya. Cuantos millones de personas no pueden nisiquiera comer un polvorón por estas fechas. Cuantos otros millones no saben ni la existencia de estos. Cuanto le falta a la India y la China para levantar cabeza y arrasarnos. Es un buen momento para los buenos propósitos y para empezar vidas nuevas mejores y terminar vidas malas peores. En definitiva y sin enrollarme más que si no no me leereis nada,

Bon Nadal, i bones festes. Gracias por existir.

Como decía Boudelaire

Como decía Boudelaire: "París cambia más deprisa que el corazón de un mortal". Las ciudades son como las tradiciones: Vic es siempre igual, pero no es igual que hace dos años. Las tradiciones son eses continuo adaptarse a los tiempos ese hay que ser constantemente moderno. El rito del tió por ejemplo que ahora se acerca. Muchas veces me he peleado en Madrid para introducir a las gentes de fuera de este pequeño país a lo que para nosotros significa el tió y al orgullo de que no nos visite una invención de la Coca Cola.

El tió, "toda la vida se ha hecho", pero poco tiene ya que ver con lo que recopiló Francesc Mistral en su Memòri e raconte del siglo XIX. Aquél día los laboradores terminaban antes para poder el leño al fuego en sus hogares. Muchos lo hacían juntos, a modo de celebración y este leño tenía que ser de un arbol frutal. En el caserío se debía dar tres vueltas alrededor del leño, hecharle al fuego, hecharle vino y exclamar algo así como "¡Alegría! ¡Alegría!" En la nochebuena llegaba todo el bien, "¡Brote el fuego, arda el leño!" .

Este rito altamente pagano, (el que se conserva está altamente crisitanizado) no es único y exclusivo de tierras catalanas, y se metamorfosea según consideremos; en catalán es el tió, pero en Taüll es la tronca de nadal, en la Ribagorça la rabassa, el conco del foc en el Pallars y la soca de Nadau a la Vall d'Aran. En las vascongadas es el personaje del Olentzero, en Andalucía el tronco de Nochebuena y ern la provenza el lou cachorfio, en Francia le tréfoir en la alemania Westfalia der Christbrand... Flandes, Inglaterra y hasta los pueblos eslavos.

Pero sólo en Catalunya se conserva ¡y de que manera! Absolutamente infantilizado, banalizado, vendido en el mercado medieval de Vic si hace falta o en el de Santa Llúcia con una ridícula barretina y una sonrisa pintada... Caga, es decir, defeca, extreta, hace popó con regalos al son de: "tio tio caga turró pel naixement de nostre senyor, si no cagues turró et donarem un bon cop de bastó" y no sin antes haber rezado un padrenuestro. Costumbre de la Catalunya rural que llegó a Barcelona a eso del siglo XIX con las migraciones. Pero esa costumbre rural no era exactamente la que se cuenta en este párrafo, sinó la del siguiente.

El tió centraba el ritual del Fuego Nuevo, la fiesta solsticial (totalmente pagana). Casa en sombras y hogar apagado. Se bendecía, se colocaba en el hogar y se prendía. Mesa de nochebuena cubierta y lista para la cena. Sobre la mesa el pan Nuevo amasado con harina de la primera gavilla de la siega anterior y el vino nuevo de la vendimia reciente. Se ponía el tiempo a cero y el mundo y la vida empezaban de nuevo: era la liturgia del Sol Nuevo.

Espinete no Existe

En la mitad del trajín de la Gran Vía, hay un teatro, de cuyo nombre no puedo acordarme donde en la segunda sala y de forma permanente (desde hace bastante tiempo), representan un show de uno de esos cómicos nacidos cuales esporas del Club de la Comedia, y tiene un show llamado Espinete no Existe. Espinete no existe, eso es lo que siempre me recuerda un amigo, en representación (sin él quererlo de muchos otros) cuando veo con él la película que ayer hecharon en cuatro, El Bosque de M.Night Shyamalan. Lo que sigue es un manifesto.

Yo soy raro con las películas, lo admito, aunque mi rareza está sostenida, disimulada e incluso tornada en normalidad en moverse uno por distintos círculos, sobretodo al acercarse en espiral al círculo de las bellas artes, donde el autor va tomando importancia frente a la producción y a ratio de entrada vendida por dollar invertido. Shyamalan es así, a mi me toca la fibra, cada una de sus películas, exceptuando quizás "El Protegido". Lo que ocurre normalmente es que cuando intento justificarme me quedo parco en palabras. Evidentemente no es un thriller, no es una película de terror; se trata más bien de un drama psicológico y si debo compararla con alguna otra película, esas se tratan sin duda las propias; "El Sexto sentido" y "Señales".

Se trata de la perfección, del equilibrio de la belleza del guión, del mimo y de la simpleza de los planos, de la austeridad que rodea la filmación, las sutilezas, las sutilezas, las relaciones lógicas entre personajes, los equilibrios, los problemas morales y la espiral de sentiminentos y belleza que este hombre nos pone enfrente de la pantalla, uno debe sumegirse en ese universo, dejarse llevar, dejarse engañar y dejarse seducir por la fina y bella construcción, y no voy a poner ningún ejemplo, para ello, y después de haber leído este manifiesto simplemente les pido; miren el bosque con el corazón en un puño y disfruten, pues estás películas (las de Shyamalan) son como la vida misma; sólo se disfrutan una vez. El resto ya es historia.

Cada loco con su tema


"Hoy, mañana, ayer, se deshojará una rosa, y a la virgen más joven, le saldrá leche del pecho."












"Sinceramente mío", se me ocurre cuando estoy en el metro y me he dejado mi lectura, es un buen momento para pararte, para observar, mirar a tu mundo alrededor, y de nuevo y por primera vez en algún tiempo, en el que has estado sumido en tus preocupaciones, tus pesares, tus ideas y tus proyectos, pensar en los demás. Ya no como estorbo ni aparador navideño sino como personas sinceramente suyas, cada una como corresponda a quien corresponda. Es díficil el ejercicio de humildad de mirar a sus caras y reconocer en ellas los rasgos que le hacen a cada uno propio y que cuentan algo de su historia, que en el fondo no diferirá mucho de la de uno propio. Historias que se repiten, variaciones las unas de las otras, consejos desavenidos, que han provocado una repetición pero no como un círculo vicioso del que todos seamos víctimas, que va. Nada de eso.

Como las olas al mar, que golpean la aerna, y se la llevan, y la devuelven, y la arena no puede hacer nada. Visto así me siento como un grano de arena, y en el metro hacemos un castillo que se hunde, humedecido al cambio de estación, al bajar de un tren. ¿Soy sinceramente mío? Es esa la manera, acaso no debería decirle alguien, o decirles a todos, Soy sinceramente tuyo, soy sinceramente vuestro. ¿Y quienes son aquellos? Aquellos que tienen vidas como las mías. ¿Debería esperar recibir a alguien que se entrega sinceramente? ¿Donde está esa vida, sincera y entregada?

Va a ser una variación de la mía, o bailaremos los dos un nuevo baile, al son de alguna variación de otra obra, peor o mejor. Mi esperanza sin duda está en la diferencia, y que esto a usted le provoque, indiferencia.

Miope estigmatizado

Al ponerle el título a este post había pensado inicialmente con algo así como "El Proceso de M.", pero es una expresión que chirría ya cuando la tecleo, pues he insistido bastante en ella. Así que de nuevo, y sin saber porqué ni para quien, me justifico: Soy miope tengo también estigmatismo y lo que es peor aún, soy un despistado. Ahora que está de moda, que hay campaña, el gobierno podría darnos ayudas a nosotros los despistados; acreditamos nuestra dolencia y hecho, puesto que ¡la vida nos sale sustancialmente más cara que a los demás!

El domingo pasado me levante traspuesto, me puse de pie en un salto, puesto que había tenido una mal sueño, una pesadilla. Era en una palalabra, kafkiana. En el sueño yo estaba encerrado y digo encerrado puesto que era como una prisión en el cuerpo de una mujer. ¿¡Quien no ha sido tentado alguna vez de sentir eso del multi-orgasmo por ejemplo!? Eso no tendría que ser un gran problema en principio, sin embargo puede tornarse en pesadilla, de forma muy grave. Imaginen porqué. Usen su imaginación. Sí pero sean obscenos. Sí sí, eso mismo. Y me levanté de repente muy angustiado pues alguien me vió en lo que ustedes han imaginado. Además yo no tenía el control sobre el proceso por el que pasé y estaba yo encerrado en ese cuerpo que no era mío.

El miércoles pasado me levanté traspuesto, me puse de pie en un salto, puesto que tenía que cambiar la canción. Estaba dando una clase de Ciclo Indor, spinning para los amigos, y quería cambiar un detalle de la clase. Hacia 10 minuos me había quitado las gafas y las había dejado en el suelo. Las pisé ligeramente y el hilo que soporta la lente cedió (no cedió la lente por suerte), así que me quedé sin gafas. Estaba en el metro, andando sin gafas, y sin darme cuenta, me dí cuenta que estaba pegado a la pared, andando recto, pero mirando la pared, cerca de la pared y ví a gente borrosa sin rostro lejos de mí, me sentí como diría como una cucaracha, Me volví a sentir encerrado dentro de mi miopioa y de mi estigmatismo, eran como un caparazón ligero sobre mí. Me sentí como una cucaracha que anda acorralada por un mundo que no vé, no comprende y no conoce, andando recto pero siempre intentando resbalar y subir, subir subir y subir por la pared.

Y claro no puedo ir por mi escuela sin gafas por ejemplo, perdería a todos mis amigos en un día. Así que llevo las gafas con celo, pero celo blanco. Así almenos no me pesa el caparazón.

El Telón rasgado

Los humores y temperamentos humanos son más o menos como los caminos de Dios, étereos, inexsistentes y sobretodo inescrutables, tres negaciones de lo real que no me llevan a ninguna parte, allí dónde esta la vida, joder. Estoy cabreado, ¿se nota verdad? No doy crédito, ayer mismo, era asquerosamente feliz, sin embargo me costaba encontrar motivos para esa repentina felicidad; no los tenía en absoulto. Y luego uno se levanta de mal pié, y encuentra muchos motivos por los que sentirse cabreado con el mundo (porque este es mi sentimiento) pero ninguno de fondo, ninguno de fondo, sólo un telón rasgado que oculta un escenario vacío. Allí dónde representamos la vida, más o menos.

Hace varios días que quería comentar un hecho, una cosa, una noticia. Se trata de la última misión de la nasa (lo pondré en minúsculas porqué estoy cabreado con el mundo como a he dicho), el lanzamiento del transbordador Atlantis con el módulo de la ESA para la ISS el columbus. Hay muchas paradojas escondidas. El pasado jueves cuando debía oficiarse su santo lanzamiento, la UPM y la ESA nos invitaron a los alumnos de aeronáuticos a un acto con conferencias, con Pedrito Duque y a una retransmisión en directo del lanzamiento con cena y copa de cava incluidia. Al final se celebró la mitad del acto dado el retraso pero aún así fue todo bastante interesante. Allí se nos dejo muy clara una cosa. El módulo COLUMBUS es la mayor aportación de la ESA al futuro del hombre en el espacio. Así es. Pues recuerdo que los cohetes europeos Arianne, no son de la ESA son de una empresa llamada Arianne.

La mayor aportación de toda europa al futuro del hombre en el espacio, es, un puto cilindro. Donde se meten cajas, para hacer cosas, que mayormente suenan a inútiles, más inútiles parecen ser los ingenieros electrónicos de la NASA, que no saben arreglar dos sensores de líquido. Lejos están esos maravillosos años setenta dónde se fijaban por meta, vuleos regulares semanales de los transbordadores. Miren donde estamos, el Atlantis no se lanzará hasta Enero, el futuro de europa en el espacio es un cilindro, es decir en cuestiones meramente espaciales, parece ser que no hacemos más que retrasarnos. Mi sector parece ser que necesita una guerra. Hay que joderse.

Sin duda, hoy es uno de esos días en los que mejor no tomamos ninguna decisión y esperamos a piés juntillas el irnos a la cama, que tanta falta me hace.


Conjugar el verbo amar

A veces pienso que este blog es una espécie de tablón donde desclasifico documentos clasificados antaño, después de la trilogia de la niebla y el poema papasseitiano, lo que sigue es un poema de amor, con un sentido ya perdido y lejano en el tiempo.

Conjugar el verbo amar

¿Me pregunta usted por qué?

Porque ella que me enseñó

El verbo amar

Su olor de azahar

El olor ya viciado

Su aliento de rosas

El aliento ya saturado

Su sabor de miel de jazmín

El sabor ya tornado amargo

Sus senos de magnolias

Las magnolias ya marchitadas

Y esos jadeos impetuosos

Y ese moverse preciso y apasionado

Y esa piel suave, sudada, erizada

Y esos ojos perdidos en laberintos de placer

...aullidos sin pentagrama

...vaivenes apagados, arrítmicos

...carne sudada, pegajosa, amarga

...cuencos bizcos, inexpresivos

Dejemos los recuerdos en esa cajita,

Entre mi almoada y mi soledad,

Jazmines, rosas, magnolias,azahares

Oh pétalos, deshojaros y dejadme

Andar sobre vuestro manto

Dejad que os pise, que bajo hay nieve

Y es fría y quema.

¿Qué ella me enseñó el verbo amar?

También me dio nociones de odiar,

y me inició en eso de recordar,

y me susurró la palabra envidiar,

pero sólo un verbo me enseñó a conjugar

el verbo amar.

Yo amé,

A magnolias, pétalos, hojas y rosas

Yo amo,

Al manto,la soledad del campo estepario

Yo amaré

A lo que ahora es semilla,

Oh mirad, ya germina.

Dejemos los recuerdos en esa cajita,

Entre mi almoada y mi soledad,

Cerremos con llave,

Esa puerta que dejamos abierta

Miremos a nuestros jardines

Y a esas flores que crecerán

Enseñémosles a conjugar

el verbo amar.

Tu amaste

tu amas

tu amarás.


Perla Blanca, Oceanos Negros (I)

Tengo un cuadro colgado en la pared de mi cuarto, se trata de un sencillo cuadro del mar, de la playa. Alzo mis ojos cuando se me nubla la mente, si no fuera por él me colgaría en las alturas, respiro hondo y en este repetitivo vaivén mecánico de mis pulmones escucho el vaivén de las olas de esa playa. En el cuadro, a trazo fino de pastel, se dibuja un atardecer en una playa más o menos virgen. Su izquierda se iza una sutil colina coronada por un faro. Cuántos símbolos insinuados ¿verdad? El vaivén de las olas, incansable, repetitivo, tan sonoro y relajante, la intermitencia de la luz del faro que guía los barcos, pues las estrellas, que parecen doncellas desnudas, lejos quedan de dar suficiente luz. El sol que amanece y atardece todos los días, a la hora prevista. Y todo se repite, sin aparente variación, ¡Pardiez! Pero así no llegaremos a ninguna parte: no hay nada nuevo bajo el sol; el eterno retorno. Y sin embargo, no deja de sorprendernos, nos dejamos hipnotizar por esta horripilante repetición y nos justificamos, nos autoproclamamos sensibles y merecedores de amores, eternos a poder ser. Y mucho hemos repetido en este párrafo a cerca de lo eterno, la variación y la repetición, más no será en vano. Pero, díganme, que sucedería si un día dejase de respirar Neptuno y el mar quedara en silencio, ¿qué pasaría si los pescadores pescasen la aurora?, ¿si un pescador pescase el Sol? A decir verdad todo eso es muy difícil y como alguien que escribe me parece una licencia demasiado grande, no está muy bien visto atentar tanto con la realidad. Sin embargo si puedo hacer otra cosa, puedo apagar la luz del faro y ver que sucede. Detener la más leve de las repeticiones de mi cuadro. Y observar la más insignificante de sus consecuencias.

Para ello necesito de algunos personajes, espero ser un buen poeta y que estos estén a gusto con ellos mismos y con su creador, por supuesto mi propia realidad deberá salpicarles de algún modo, así que a uno de ellos le llamaré M. y al resto, el resto vendrán como en las películas, por orden de aparición.

M. nació y creció en el mar. Nació para estar lejos de la gente, encima de un bote oliendo a pescado y sabiendo a pescadilla en tierra firme su casa, el faro. Murió su padre, murió su madre y se encontró sólo en el mundo. M. tampoco tenía a nadie que le escribiera y por lo tanto también estaba sólo en si mismo. Así sin quererlo mi personaje se ha convertido en un loco en potencia. No obstante, había algo que le sujetaba a la realidad, de forma muy fina y sutil, se trataba de su oficio. Era farero y como vivía tiempo ha, en un mundo sin más luz que la de aceite y brasas, se encargaba de alimentar la luz del faro. Una noche en el pueblo cambiaría su vida por una eternidad.

No puedo seguir con el relato sin concretar dos aspectos. Por orden de aparición toca hablar del pueblo. Por supuesto en mi cuadro sólo aparece la playa y el faro, y en valiente acto de creatividad, me atrevo a declarar que una estrecha senda más o menos larga según los gustos del lector conducía del faro a un pueblo, un pueblo de costa, llamado el pueblo Blanco por ejemplo. He hablado también de cambiar una vida por una eternidad, complicado, sinceramente, se me antoja complicado, no pretendo ser muy surrealista ni hipérbole en recursos como metáforas. Como captar lo infinito en una vida finita, para ello es necesario suministrar dosis de infinitud en laspsos minúsculos de tiempo, de eso se encargó bien nuestro creador, el orgasmo es un buen ejemplo. Una vez leí acerca de un hombre fictíceo que tenía orgasmos de modo permanente y constante, iba saltando y chillando por las calles, demasiada eternidad mata.

Perla Blanca, Oceanos Negros (II)

Perla Blanca, Oceanos Negros (Epílogo)

I was born and raised by the sea, shy yet proud,
Learned to stay away from the crowd
In my home, my lighthouse...
101 steps round and down
New Years Eve, one night on the town
Can change one life into eternity...

All I could see, her eyes,
We got caught in the moment, all of the night
Taken beyond all lines,
In silence leaving 'em all behind

She had found the sails, for the following night
The town, for her, was getting way too small
She promised to be mine
Forever, ...for that one night...

Moments, passion, small defeats
Concealed emotions, found in me
"You gave life to a brand new me..."

Crossing the wintry fields,
The first hour of morning light
Warmed by the flame inside,
The lasting memory of the ending night

I never had a chance to stop what hit me...
What broke my bones and mauled me...
After hours of deep, unwilling sleep... in a cold shelter
Fell back in the dark, and the hours of the day passed...

A nightmare awakes me, blinking light!
There's no guide, blind ships in the night
Oh blood red moon, eat away the night

Darkness covers my lonely soul,
No one to feed the dying light...

Good morn', oh dreadful day,
I prayed the moon had lit the sea instead of me...
For the sails of night,
"Please tell me everything's alright..."

My voice in the room broke the silence,
Everybody killed me with their eyes...
What I was to hear made the people cry,
Impossible for me to keep the tears inside

"All on board the White Pearl have died,
Coastal reef has tolled their lives
And you are the light of the night..."

One thing, I remember, before I fell on the ground...
Although I never saw the face,
A name was inked in his arm...

Love can be like poetry of demons, or maybe
God loves complex irony?
The family name stated I had seen before...
Written on her front door...

"Silence in the courthouse!"
A presence in the room, we both could feel
The father of her unborn child and me

All on board the White Pearl have died,
Coastal reef have tolled their lives
While I was the guide light...
Back in my tower, run, run, run
Light is out, I hope to see
Black oceans beneath rise and swallow me

One step will take me back inside, another sees my end
No one can love a man who guarded the light
That died one faithful night, so many lives...
Flaming eyes I must confront before I'm stated free

Defining innocence is hell, after all that has past...
Building new walls inside my eternal night...
Although they took my heart and dried me up
Sometimes I still bleed...

Show me the way
The light will show me a way on the grisly reefs
Too many dead ends I see
No soul can save me
The respect I lost, the measure of a man...

10000 steps down, round and round
One night at the town and I'm hell bound
Black oceans beneath come and swallow me
All on the board White Pearl had died,
Coastal reef come claim my life
Black oceans beneath come and swallow me

My little tower, seal my fate
Help me pay back, end their hate
Black oceans beneath come and swallow me
One direction, down, down, down
Pitch black night for my old town
Black oceans beneath shall now swallow me

[SPOKEN:]
I hereby commit thy body to the deep
To be turned into corruption
Looking for a resurrection of the body
When the sea shall give up her dead
And the life of the world to come, through our Lord
Amen

Homo sapiens sapiens

Por las noches mientras ceno tengo la costumbre de ver la televisión, con esto de la navidad he visto el anuncio de un “videojuego” para la Nintendo ds, se trataba del “Eye Training” un juego para entrenar la vista, la demostración del anuncio era una matriz vacía con unas 25 casillas, algunas se mostraban un número durante un breve periodo de tiempo y luego se apagaban, entonces el jugador debía pulsar las casillas antes iluminadas en orden creciente (según los números aparecidos). Curioso, personalmente algo que no está nada mal. Una estrategia genial en el mercado los videojuegos, aplicable a cualquier otro: No competir con la competencia; ni Sony ni Microsoft pujan por el viejecito que aparecía en el anuncio. Chapó señor Nintendo, se ha usted inventado un mercado. Por ejemplo a mí, a mi me gustaría comprarla.

Por las mañanas tengo la costumbre de desayunar, y mientras lo hago, todos los días veo la televisión: las noticias de la mañana. Una muestra de lo mal informados que estamos acerca del mundo que nos rodea es que de lo único que me acuerdo es de lo que sigue: un chimpancé estaba delante de la pantalla –la periodista hablaba de las sorprendentes capacidades que día a día nos muestran y que después del todo no están tan lejos de nosotros-. El chimpancé, que recuerdo delante de la pantalla, la pantalla está dividida en una matriz de 25 casillas, aparecen unos cuantos números aleatoriamente, casi al instante se apagan, yo mismo soy incapaz siquiera de otearlos todos (con mi retraso matinal, las ondas cerebrales parecen propagarse a distinta velocidad a esa hora). El chimpancé al apagarse los números pulsa en la pantalla con una velocidad endiablada, en orden creciente, los adivina todos, pasmoso. Han sacado a unos cuantos chimpancés sacándolo.

Por los mediodías de los viernes tengo una clase de Ciclo Indoor, soy monitor. Uno de esos viernes, vino una chica nueva a clase. Una chica muy simpática: se pasó la clase riendo, se quedó a charlar con otros alumnos al terminar la clase, muy voluntariosa: aunque su capacidad cardiovascular no daba, ella no dejó de intentar seguir mi clase, muy bonita: tenia un rostro muy bello, unos labios preciosos, una sonrisa muy bonita y lo que también era muy notorio era el volumen, exagerado, de sus pechos. Demasiado. Además se puso justo delante de mí. Y era difícil, mirarle a los ojos, y mostrar a toda la clase una atención equitativa, como debe ser. Se hizo muy difícil, pero creo que lo conseguí. Pues bien, al terminar la clase mientras hablábamos se acercó un energúmeno, con más brazo que cabeza, y cual gorila en celo, mientras hablábamos en un grupito se puso detrás de la chica de altas dotes mamarias, la rodeó con sus brazos de acero y le hizo algo, entre un beso y un lametón en el cuello, hizo algún comentario absurdo se rió y se fue. Sólo faltaba que levantase la pierna. El gesto fue muy evidente y me hizo mucha gracia. Tengo también algún otro alumno, de mirada perdida (literalmente, a veces es duro dirigirse a ellos) ¿saben lo de los animales de aprender por imitación? Algunos ni eso. No pretendo parecer intransigente, clasista o incomprensivo. No, reflejo una realidad con la que me encuentro y me parece interesante de comentar, para eso alguien lee mientras yo escribo. A fin de cuentas vengo a decir, que quizá, algún dia deje de sonar al amanecer el Also sprach Zaratustra de Wagner y volvamos a ser todos niños, ni camellos, ni tigres reflejados en escamas de dragón, niños muy muy lejos del superhombre.

El otro día iba con Carlos y Núria por el pasillo de las taquillas de la escuela, me sentía ligeramente feliz y llevaba un plátano. Para ponerme el abrigo, lo cogí (sin pelar) con la boca. Carlos me dijo –Anda dámelo- y yo empecé a correr, saltar, y a chillar como un chimpancé. Insistí un rato, hasta que todos nos reíamos. A veces saco buenas imitaciones, ¿quien es quien en este juego?

"En lo que respecta a los “grandes pasos” de la humanidad, la llegada a la luna está en la cima. Sin embargo, de no haber sido por nuestro pariente más cercano, el chimpancé, puede que no hubiéramos llegado allí.

El primer chimpancé astronauta, Ham, de tres años de edad, fue lanzado al espacio el 31 de enero de 1961. Sobrevivió la experiencia, para gran alivio de la NASA y de futuros astronautas americanos.

Diez meses después y ocho años antes de que Amstrong caminara por la luna, un chimpancé de cinco años llamado Enos fue lanzado al espacio en un viaje extraordinario. Debido a fallos operacionales en el interior de la cápsula, a Enos se le dio un choque eléctrico por cada maniobra acertada que realizó, un sistema de recompensa-castigo que contradijo durante un año de entrenamiento.

Sorprendentemente, en vez de alterar su comportamiento, Enos resistió los choques eléctricos e hizo las maniobras de vuelo que sabía correctas. El vuelo lo puso en órbita alrededor de la tierra dos veces y aterrizó vivo, aunque probablemente un poco molesto por el agotamiento extremo de las últimas tres horas.

Este vuelo calificó el sistema de vuelo tripulado y el resto es historia."

Paris, Je t'aime

El sábado bajo la letanía de mi leve enfermedad decidimos ver una película, nos equivocamos en parte, pues vimos "Paris, Je t'aime", pasó un buen rato hasta que nos dimos cuenta que era una recopilación de cortos sobre relaciones en distintos distritos de París. Al darnos cuenta empezamos a valorar el asunto. Algun día hablaré sobre el odio que siento hacia Isabel Coixet, hoy no es ese día. Aquí el corto de Tom Twyker, que tanto nos gustó. Resulta ser el mismo director que de "El Perfume", como conseguí otear ayer antes de que nos cortaran los créditos nada más empezar por la publicidad. Todo un descubrimineto, quisiera compartirlo con ustedes.

Se abre el Telón

(El Telón es lo escrito y publicado que me queda por leer de Kundera, lo que sigue es fragmento de la comédia Jaques y el amo: Un homenaje a Denis Diderot de Milan Kundera)

ACTO1

Escena 1

Jaques y su amo entran en el escenario; dan unos pasos y Jaques dirige la mirada hacia los espectgadores; Jaques se detiene…

JAQUES (discretamente): Señor… (Señala el público a su amo):¿Porque nos miran ésos?

EL AMO (se sobresalta y se ajusta el traje, como si temiese llamar la atención por una negligencia de su vestido): Haz como si no hubiera nadie.

JAQUES (al público) ¿No les molestaría mirar hacia otra parte? Bueno pues, ¿qué es lo que quieren? ¿De donde venimos? (Extiende el brazo hacia atrás). De allá .¿Y donde vamos? (Con una sabiduría filosófica) ¿Sabemos acaso donde vamos? (Al público) ¿Acaso saben ustedes dónde van?

EL AMO: Tengo miedo, Jaques, de saber adónde vamos.

Ayer me leí en un descansillo la obra de teatro de Milan Kundera Jaques y el amo: Homenaje a Dennos Diderot y bueno, lo del teatro es algo que siempre he querido mantener, me moría cuando estaba en la primaria para llegar a 6 y poder entrar en el grupo de teatro. Finalmente llegué y formé parte de la última generación de mi colegio que realmente tuvo ganas de hacer teatro, puesto que los que venían a continuación de mi ya estaban totalmente corrompidos por esta sociedad tan nuestra. Mi primera obra fue “El principe y el mendigo”, yo tenía un papel decente, “Duc d’Herford”. En mi colegio se hacía una única obra, en Navidad. Luego, protagonicé la obra del año siguiente (pues todos los “buenos” de los mayores dejaron de hacer teatro) y hice de Gran Demonio en “Un cuento de ángeles y demonios”. Luego participé en otra obra de cuyo nombre no puedo acordarme dónde hacía de bufon, ¡papel que no estaba mal y era largo! Hicimos otra obra ese año y la protagonizaba en el papel de “demonio ejecutivo” un demonio que hiba a buscar almas cuál vendedor de enciclopedias, era muy graciosa. Salté al teatro del pueblo y tuve un papel en una obra de cuyo nombre tampoco me acuerdo. Eso fueron 4 años. Durante esa época también hacía de pastor en el pesebre viviente de mi pueblo y hacíamos un cojón y medio de representaciones durante las navidades. Hicimo sketches en el bachillerato ya en otro colegio y ¡allí terminó mi humilde carrera como actor! Este año, 4 años después, estoy en el grupo de teatro de mi universidad, bueno mi escuela, Grupo de Teatro Dédalo. Y bueno tenemos una obra para navidades y otra en Abril, mayo, “El Rostro Impenetrable”. Lo de Kundera es una declaración de intenciones; si sigo en Madrid, el año que viene me gustaría dirigirla y presentarla al concurso de teatro de la universidad. Queda dicho. Mucha mierda.

Duros a cuatro pesetas

Esto por la suerte de los que me conocen no es ningún chiste, se trata de la reaparición de M. Llevo unos cuantos días con un poco de silencio en primer lugar porqué no tengo Internet en mi piso y en segundo lugar porqué llevó dos días más enfermo que otra cosa Estoy bastante pocho y me encuentro sinceramente mal. Pero bueno no se trata de hablar de eso. El otro día, M. fue animado por sus compañeros para ver una película, una recopilación de cortos que tuvo en ciertos momentos claves, grandeza en cuanto a la calidad de estos. Antes pero de empezar a verlos, pensó que le apetecería seguir la costumbre arcana de tomar unas palomitas con la película, como la hora era tardía, la única tienda abierta cerraba con cerrar así que se precipitó sobre su cartera tomó un billete que creyó de 5€, bajó corriendo las escaleras, y en la tienda compró dos paquetes de palomitas para el microondas y un refrigerio de naranja. Pagó. Ante su magna sorpresa le devolvieron un billete de 10€ uno de 5€ y el cambio correspondiente, hago un inciso a modo de flashback: M. antes de bajar a comprar lamentó su suerte pues se creyó con sólo 5€ y ahora tendría que ahorrar un poco durante la semana para evitar al temible cajero. M. con el cambio equivocado en mano se fue corriendo, ¡no se comportó honestamente! Se puso nervioso y se fue de la tienda antes de que reparasen en su craso error: no sólo se habían equivocado con el cambio sinó que además de “regalar” a M. los víveres, le habían dado el triple del dinero con el que venía. Al llegar a su piso entró riendo y gritando “¡lo mejor que me ha pasado en todo el día!” y se vanglorió por individual a sus compañeros por la gran suerte y la poca honestidad de su naturaleza. Las palomitas en sí resultaron ser nefastas, pues mientras la mitad se quemaban en el microondas, la otra mitad no se hacían. Asquerosas. Luego M. cuando se fue para la cama, antes de dejar el dinero regalado miró en el botecito donde guarda su dinero. Y allí se le apareció un billete de 5€, entonces reflexionó y al entender lo sucedido sintió vergüenza: había pagado con un billete de 20€, se había engañado a sí mismo, le habían dado el cambio correcto, había invitado a sus compañeros ante su supuesta suerte… y todo por su equivocación. Un poco avergonzado se acostó y se lanzó a sus sueños, últimamente tan interesantes. Ahora imaginen sí M. se hubiese comportado honestamente; “No no ustedes se equivocan, les he dado un billete de 5€”. ¡Duros a cuatro pesetas!

Esta boca no es mía

O también más acerca de la no muerte de los poetas. Este es el segundo post del cual yo no soy autor, de nuevo J. nos brinda un precioso texto, a moro de rayo de luna, gran leyenda Bèqueriana;

"Esta es la historia de un hombre humilde que cierto día se encontró con Luna: La noche caía suavemente como cae el agua bendita del Parnaso. Una brisa azul y tenue jugaba con mi pelo. El campo verde y esplendoroso cantaba con dulce voz a los oídos de la Primavera. Caminaba con la cabeza gacha, el miedo a ver más allá de mis cansados pies me llevaba por un sendero ignorante y extraño. Era el preludio de mi despertar. Un paso, otro paso, mis pies se movían rítmicamente al son del canto del grillo. La monotonía me hizo entrar en un sutil trance del que ya jamás despertaría. Un cálido reflejo vino hacía mi, un rayo sedoso deslumbró mi mirada, y mientras un impulso vital recorría mi cuerpo, levanté la mirada hacia la oscuridad, pero no, allí no había ninguna luz, de dónde emanaba aquel resplandor, aquel diminuto rayo de esperanza. Cuando bajaba mi mirada pesada y melancólica, la ví, una nube la tapaba inocentemente, así se me presentó ella blanca y pura entregándome toda su esencia desde el principio y entonces la amé, jamás borraría de mi exaltada imaginación la sonrisa esquiva que aquella protectora nube quería evitar. Amada mía, me has convertido en un vampiro solitario, sólo vivo para gozarte y cuando no contemplo tu mirada pulcra y sedienta, una losa cae en mi alma atrapándome los sentimientos entre los fríos barrotes de una cárcel de pesar. Ríe vida mía, irradia felicidad diosa de mis pasiones, ven siempre entera y almidonada hacia los pies de mis sábanas, yo te haré un hueco en mi alcoba y te abrazaré y te besaré dulcemente y luego despetaré y lloraré tu pèrdida cuando llegue el despiadado amanecer y te suplicaré que no te vayas buena aura, no me abandonéis sensuales rayos, no me lancéis a mi pétrea existencia sin vuestro amor, sin vuestro blancor."

Morituri te salutant

El saludo, el jodido saludo, hoy me he cruzado con uno de esos pensamientos que vuelven pero que espantas de tu mente rápidamente, el de un saludo. Aquellos pocos iluminados que hayan leído la Inmortalidad de maese Kundera, sabrán que el libro fue concebido alrededor de un gesto, un gesto que segun Milan, es algo con vida propia, algo inmortal que los mortales simplemento nos dedicamos a interpretar y que no es nuestro bajo ningún concepto. Ese gesto, realizado por cierta mujer inspiró un libro a Kundera, quizá, quitandonos el fervor de La Insoportable, el mejor, ese gesto era, un saludo.

"Morati te saluntant", decían los gladiadores al emperador, es decir, los que van a morir por ti te saludan, he aquí el nacimiento de la tragedia que nos conscierne, he aquí el primer indicio, el primer resquebrajo de la idea platónica de saludo. He aquí el primer saludo incómodo. Entiendo, que es un saludo incómodo pues es un saludo que te conduce a la muerte, lo importante en la oración no son los gladiadores, sinó el César, el saludo al César. El saludo ya no tiene porqué ser cordial, amable, reflejo y producto de satisfacción hacia o gusto por. El saludo como un desagrado. Hoy mismo andaba por los pasillos de mi escuela, y una chica, al reconocerme me ha brindado (creo) uno de estos saludos, discutía con un chico y nerviosamente esperando el momento oportuno, me ha mirado y con una risa torcida me ha saludado, yo le he devuelto el saludo. También estoy dispuesto a morir por ella. Y eso se sucede y sucede, si tienes uno de esos dias en los que "no se debe tomar ninguna decisión", los saludos los propinas como si fueran obligaciones, como si un cobrador del frac de la cordialidad nos persiguiera. Pero bendita sea, mucho peores son nuestros prejuicios, si la gente sólo se saludase cuando realmente le apetciera creo que el fin del mundo estaría mucho más cercano. Entiendo ahora ya porqué alguien podría no saludarme.

El Sendero de la niebla (I)

Creo recordar que llegué un dia densa niebla, sí, un dia grais, pesado; claustrofóbico. Igual fué el dia que partí de ese lugar . El sendero para llegar describiauna ese entre colinas yermas, de piedra viva, en la hora del crepúsculo se dibujaban cenicientas en los contornos de la niebla. Lo recorrí penosamente, durante mañana, tarde y noche, como una vida escrita a golpe de verso. Soñé ese momento, el de llegar a la cima de una colina , la más alejada, la más elevada y contemplar esa tenue mezcla de infinidades, contemplar ese ténue horizonte. Mar, profundo y oscuro misterio, cielo; inalcanzable y transmutante y al sol, justo desapareciendo entre dos planos. A él del que nadie espera una despedida ya no le vería más. En medio de la llanura serrada por el mar: El pueblo, donde tenía que encontrar yo paz y reposo una temporada, donde había sido enviado para encontrar recompensa a esas jornadas largas y vacías, a llenar los huecos de uno mismo. Se entreveía entre el espesor, monocromático, recogido y estancado, al lado del mar. Des de allí se divisaba una capilla románica con base de cruz, con un cementerio donde no gustaría que a uno le levantaran lápida. La capilla introducia el pueblo y el camino que derivaba de ella era el principal y cas único del pueblo, casas de pueblo porteño de costa, entre ellas una taberna, de esas donde se cantan historias de lobos de mar a golpe de acordeón, habaneras. Más lejos la casa mayor y un establo. Cerca de la peña que caía al mar, al final del pueblo, las ruinas de una torre de vigía románica, unas escaleras esculpidas en la piedra viva de la ladera conducían a una pequeña playa con algunas embarcaciones menores, más a lo lejos siguiendo esa senda, se llegaba a un faro que penosamente proyectaba su rayo entre la niebla e intermitentemente cegaba mi vista. Yo no estaba bien, me econtraba en la mitad de un proceso, el proceso de M., querían abandonarme en ese pueblo, querían que me lavase un poco la mente puesto que las cosas no hiban como le debían ir a uno, algunas semanas antes al narar un sueño premonitorio a uno de los que me procesaban, decidieron enviarme sin demora. Al parecer no me necesitaban para terminar mi proceso.

El sueño resultó ser uno de aquellos apocalípticos, en él por la radio se anunciaba el fin del mundo en tres jornadas, mi subconsicente trabajó de valiente para presentarme una sociedad muy alterada y agitada; el realismo del sueño era estremecedor, saqueos y anarquía, la mayoría sin embargo nos dedicábamos a salir de nuestros hogares y despedirnos de nuestros queridos, besar con besos anunciados, con besos inesperados, con besos obligados... Llegaba la hora del fin de los tiempos y todo el mundo salía de sus hogares, de sus pesares, de sus preocupaciones, de sus temores y un halo de luz iluminaba hasta los rincones de todas las formas conocidas y por conocer. Al despertar de este sueño éste había sido tan creíble que en los primeros segundos del día maldijé al mundo por no haber terminado, pues yo ya había deshecho todos mis planes y despedido de todos, pues se acababa el mundo, ¿que podría yo hacer a partir de entonces?

Llegué al pueblo, me alojaría en una habitación de una posada, la única, así lo hice, bajo el rayo de luna y el frío justiciero me adentré a mi humilde morada ya muy entrada la noche, y sin entrar en más detalles, me acosté.

El Sendero de la niebla (II)

Al incorporarme la mañana siguiente vi la ventana empañada frente a mí, al lado en la pared de piedra viva un hogar de fuego ahora llana vasija de cenizas. Delante de esta i encima del suelo de madera una mesa circular de madera de encina y una sillita. Al lado de la cama, un gran armario y un espejo, no uno cualquiera, uno de dos metros. Me incorporé y con legañas en los ojos recogí mi indumentaria de la sillita y me vestí. Miré en el espejo mi inversa; tenía el mismo buen aspecto que yo, y abrí la puerta y bajé las escaleras y estaba dispuesto a conocer a gente del pueblo y al posadero. El suelo crujía, nervioso como yo, hasta que llegué al comedor y allí intimidado quizá por presencias extrañas, enmudeció. Des de las paredes me observaba toda clase de fauna disecada y las mesas se escondían de algo, bajo manteles blancos, las sillas encima de ellas, bajo su resguardo y protección, decidí desayunar en la barra; allí estaba el posadero, hombre de tez rosácea, palideciente diría yo, formas redondas incluído el rostro, mejillas hundidas, sin embargo su rasgo no era otro que su espeso bigote. Y rompiendo el yeso en sus mejillas me saludó, la cosa fue más o menos asi:

-¿Usted es el último no?
-Buenos días, ¿cómo dice usted? ¿Nuevo? -me quité las legañas de los ojos- Ah claro, supongo que sí.
-Estará hambriento, es momento de estar hambriento.
-A decir verdad, así es.
-¡Es la hora! aguarde, no se vaya, en un periquete vuelvo con su desayuno. -Y cruzó la puerta de detrás de la barra.

Me quedé solo en esa sala, observado sin embargo, y mientras estuve en ella, imaginando, dubitando, temiendo, noté una creciente oscuridad, se cernía esta sobre mí. Pero el desayuno llegó antes que esta, el posadero se dirigió a mí:

-Hombre de diós, aquí va a estar más tranquilo que en ninguna otra parte, eso sí, el lugar este ha moldeado a ciertos personajes, a los que debería cuidarse de obviar, evitelos, más que nada para ahorrarse preocupaciones, use los prejuicios, el campanero, el rector, el pescador y el chico del faro son gente con la que mejor no tratar. Muy huraños, por definición, uno le habla a las campanas, el otro a los apóstoles, el otro a los peces y el último a los barcos, ¡nada bueno buen señor! Y ya sabe no olvide, esto es un pueblo, la gente habla, entre ella, todos muy cerrados, en casa y todo dentro de casa. Sin embargo no se preocupe; yo siempre estaré detrás de esta barra para qualquier cosa. -Describió una ancha sonrisa, satisfecho de su monólogo.

Al salir del hostal, solté un aliento material, de esos de fumata blanca. Al levantar la sien, vi un cielo tapado con un sol cual iris candente de un ojo gris, aunque no doliese fijar su ojo en el suyo, su contemplación tenía algo de vigilante y pernicioso. La calle adoquinada estaba vacía y las persianas bajadas, mis pisadas tenían su eco en ese vacío mío que jamás podría llenar allí. Pensé en el Proceso, y llegué sin darme cuenta a la playa, el mar estaba estancado, eso me infundió miedo. Había cenizas en la playa que al alcanzar mis botas, se me pegaban en las suelas. Cenizas en la playa, y reaccioné, me di la vuelta dispuesto a irme pero al girarme contemplé una figura blanca contemplando el horizonte, una princesa sin duda entre camino a dos horizontes y un pelo dorado a compás del viento, mientras la mar seguía inquetiamente estancada. Recordé las palabras del posadero y me puse de camino al pueblo, subiendo las escaleras en la ladera. En mi camino reparé en unas ruinas que no había visto antes, absorvido por mis pensamientos. Sentí un escalofrío, estas tendrían que haber sido testigo de todo lo mortal que por allí habitaba y jamás se habrían podido quejar, ni del frío que agrieta sus cimientos, ni del viento ni el agua que las gasta granito a granito, ¿quien cuidaria de su pasado, si su prensente es enfermizo y a nadie atrae sus rostros calcáreos? pero en ese momento yo ya empezaba a perder el norte, ¿qué mas podría estar haciendo en ese lugar?

No era yo sin embargo el que necesitaba una brújula, lo comprové en una eucaristía oficiada esa misma tarde en la pequeña capilla, de muros gruesos, dentro bancos cuadrados de roída madera, encima de ellos arcos de media vuelta que escondían oscuros frescos y tumbas empotradas en el suelo. El altar al final de la nave, y en el, el rector, desobocado cabrón del rebaño recitaba sus oraciones:

El Sendero de la niebla (III)

-¡Ofrecedme a mi vuestros víveres vuestras bestias en sacrificio, las bestias a los reyes! ¡Ofrecemoslas en sacrificio al señor! Y que la leche de sus entrañas, sus pieles y sus carnes sirvan para alimentar al ángel caído, caído ahora en manos del pastor de las bestias, pecador, ¡condenado a quemar en las brasas del infierno! Sagradas son las trágicas rimas del poema, siendo así, ¡trágicas serán las vidas de los que las lean en prosa!

Con eso tuve suficiente y turbado salí de esa fría construcción, al salir vi las colinas de las que llegué el dia anterior i ví como una niebla espesa y húmeda los tejía i amenazante se acercaba al pueblo para cubrirlo de confusión y ceguera. Me fui al hostal, a mi habitación y me deslicé dentró de mi cama, y al dormir me econtré dentró de mi sueño. Al levatntarme, el cristal estaba empañado, el armario, desde el espejo me contemplaba i el armario… ¿quien carai quería un armario tan grande? Decidido a ver el sol de nuevo entre nubes salí del hostal i camino a la iglesia me topé con el campanero, incorporándose éste y con cara de curioso se dirigió a mí:

-Te tengo visto –dijo entre exhalaciones blancas-, tu me suenas, ¡que me cuelguen si no has estado antes aquí!
-No quería que le colgaran pero puede garantizarle que es la primera vez en mi vida que estoy aquí. Estoy para descansar de mi Proceso.

Me propouso entonces una visita guiada por el campanario del pueblo donde según ese hombre podría contemplar toda la comarca. Aceté y le seguí. Pero según entrábamos a la ermita vi de nuevo en el cementerio esa figura femenina, ofsucó mi atención y me dirigí dónde estaba, con la voluntad de corregir el error que me llevó lejos de ella la primera vez que me la encontré. Se cerró el mundo sobre mí y la oscuridad se cernió sobre mi pensamiento; esa mujer, había desaparecido de nuevo. En su lugar había una estatua que decoraba una tumba, una tumba con la tapa abierta y en ella bajaban unas escaleras. No es un decoro para mantener su atención, lo que les digo no es ninguna licencia: en ella estaba inscrito mi nombre. No había más que niebla a mi alrededor, mi nombre en la piedra gris, fría, húmeda, como el proceso, como el camino, como el pueblo, como la vida. Veanme con un plano en contrapicado, niebla alrededor, las escaleras que conducen a lo oscuro, veanme a mí penosamente bajando las escaleras de mi propia tumba. Al fondo de las escaleras, una puerta de madera. La abrí. Al atravesarla me ví a mi mismo durmiendo en la cama. El espejo estaba roto, estaba en la habitación de la posada. Por si no se entiende, yo me ví a mi mismo. Me horrorizé, y el otro yo se despertó y también se horrorizó. Y bueno comprendí. El espejo ya no estaba roto, la puerta del armario estaba ya cerrrada y el cristal de la ventana no estaba empañado, entraba un rayo de luz a la habitación. Bajé las escaleras que conducían fuera de la posada, era el tercer día y brillaba el sol con un resplandor cegador. Esa luz me dio calor y me fundió. El Proceso había sido demasiado duro y seguramente tendrían que haberme mandado aquí antes. Ni sacrificios de bestias, ni luces de faros intermitentes, ni campanas, ni mujeres que se desvanecen cuales rayos de luna, ahora simplemente me preguntaba quien edificó y conservó las ruinas de mi vida. De muerte aún no se ha hablado aquí, pues me parece demasiado evidente.
Esta pequeña narración presentada aquí en forma de trilogía, la presenté hace 4 años en un concurso de literatura en mi antiguo colegio, el mismo concurso del que hablé en el post de la “Sociedad fragmentada en si menor”. Esta historia, traducida y en parte corregida es más o menos la que no ganó ese concurso de narrativa

Cancionero percevalés

El Grial, se nos presenta a cada uno transmutado en una serie casi infinita de acontecimientos y objetos, se trata como ya dijo M. en su dia, en un claro en el bosque, para otros es una cabeza cortada en acto de venganza, la sangre de cristo e inclusive una copa de madera. Pero bueno, no se trataba de hablar de eso. Se trata de exponer como se nos presentó a David y a mí este fin de semana que hemos pasado en tierras lamosinas. El grial se nos presentó en forma de canción.

Recordarán vagamente hará unos 8 años a una dilatada cantante de pop, marcada por una versión que interpretó con Eminem, Dido. Esa mujer rubia
, con pelo corto, vestidos con motivos florales, siempre sedosos y sugerentes, un poco entrada en carnes; tenía una voz de oro, y quedó grabada en los escritos por dos canciones, que con el tiempo se diluyeron en la avenida de las estrellas donde nunca es de noche y donde el valor del artista esta ya diluido para siempre. Dido a mi entender, sacó dos canciones, las llamaremos A y B. Tiempo ha que no las escuchaba, resulta que todo empezó al tomar el avión a Barcelona, nos la pusieron antes de despegar, con David comentamos lo que les acabo de hacer leer. Y bueno, prosiguió la jornada. Durante el sábado la escuchamos un par de veces, una en un local, a posteriori en la radio, sin darnos cuenta estabamos en su búsqueda. Lo mismo acaesció el domingo, y no pudimos sinó contener nuestra admiración por el hecho de escucharla tantas veces; deducimos que la tal Dido estaria preparando un nuevo álbum y que había que vaciar las cabezas de los mansos oyentes ante la llegada del lanzamiento, como si de una futura invasión alienígena se tratara y nos mandaran mensajes des de la tercera fase.

Finalmente, llegó el dia en que yo con mi armadura blanca y David con su cota de malla enzarzada dentro del templo de Salomón encontramos la sagrada relíquia; no en forma de mujer, ni de clitoris, ni de iluminación ni de copa made in lucas. No. Estando descansa
ndo en el sofà disfrutando de una amenizante película como "Love Actually ",nos adentramos en la cámara del Templo, un altar enfrente nuestro de repente entra una batería, sin melodia, esta prosigue... Voces angelicales a nuestro alrededor, un rayo de luz cual arcángel gabriel se posa sobre nuestros rostros, nos arrodillamos Y de repente pronuncio "esta canción es..." y aparece la canción de Dido, y ante tal aparición, pronuncio "ad maiorem dei gloria, ad infinitum"y el Grial se postró ante nosotros. Realmente fué increible, no saben ustedes como nos pudimos reir. Dios estaba en nosotros y nosotros en él, la última iluminación nos confiaba todos los secretos del orden de la creación El encuentro de una máquina de coser con un paraguas! el encuentro de lo humano, lo perecedero con lo eterno, lo etereo El Santo Grial! El santo grial!

How to be what one is

Hace unos días entró en mi blog un chico alemán que dejó un comentario, entró porque yo había dejado un post en el Blog de Sonata Arctica, comentando el concierto de Madrid, el chico en cuestión se interesó por el penúltimo post, así que se lo he traducido, de forma rápdia y sin fijarse. Y es que eso de traducir un texto, que tiene alguna chispa de liteario y donde se buscan dobles sentidos, tiene alguna miga. Y es que es inevitable perder mucha de la escencia del texto, muchísima y si el traductor es el mismo autor, pues aún, eso sin embargo nunca se produce. Por lo tanto, al traducir algo pasamos por dos filtros, primero el de la diferencia de lenguaje, de contexto, pues un lenguaje nace y se desarrolla sujeto a la tierra donde este habita, y ahí aunque sea el propio autor el que traducza ya se pierde mucho, y en segundo lugar, tiene que pasar el filtro de el traductor, que incesantemente violará las intenciones iniciales del autor en el texto original, para ver más, recominedo, Los Testamentos Traicionados y el Arte de la Novela de mi amado Kundera. Lo que sigue es una violación a mi mismo, a ver que les parece:

The title, translated says "how to be what one is". I write A phrase (it's a phrase while it has no verb, if it had it would be a sentence): "The Twilight of time". Some might have seen throughout my posts that I arbitrarily put capital letters on my titles, it is nothing arbitrary at the end, it's more than that, it's more about "at God's sight we all are NOT the same", some wear ties, others capital letters. Fix on "twilight" for me is a magical word and that's it. IT goes with capital letters. Time otherwise comes with plain letters, and what follows is the explanation.

Time, let's say that is the thing that measures the longivity of our errors, the lightness of our happiness, the feeling of eternity administrated in extasy instants, not to be blown up by that greatness. Time, that master that teach us and that finally kills us, the one that heals aeverything and changes everything. Heals everything that is what they say. But, what if it was not like that? Does time exist out of the human stain? Isn't time something exclusively human, a parameter like a flag fot the army of mortals, the banner would be a clock. Time, that powerfull judge that considers us as equal: nobilty, priests or plain villagers. Cause the Judgment Day we all wear the same cloths. The role of time in the not-human plane is something very fragile by the same universe surrounding human being, was there any initial time condition? Who cares, what is to be reflected throughout this words are the following points:
First, that time does not heal everything, I can assure that and second, that time does not kill killing loves, because those loves do not die. And as yu know, time will put everything where is meant to be.

Sociedad fragmentada en si menor


Torrente de vida contenida, vibrante, retenida, borboteante.

Ella congelada, seca, inherte, cristalina, vidriosa, real,

no es nada más que dinamo aleatoriamente punzante,

si es que nada puede ser palabra cuando nada no es ni concepto, cuando el

concepto es el inrevés de nada que es

ser que hasta usamos para predicar,

sólo tienes que fijarte.

Asi también predican los que me tiran des de donde duele?

O duele más el que no predica, el que se aprovecha?

Un doble enlace, como la estación de metro donde te regalan

la contraportada de ahier: información para desinformarme

por favor, que no queremos terminar como los vacios entre planos de rostros disecados, tan expresivos i artificiales

ellos, que siempre buscan freneticamente las llaves del piso de arriba

dentro del bolsillo,

pero encuentran que ya se la ha pisado , y que para abrir las puertes también se debe tener un buen llavero.

Solo tienes que fijarte.

Torrente de ideas contenidas, asociadas, creidas i asimiladas.

Idea es a sociedad como sociedad es a pedazo, en este mundo

tan incomprensible tan complicado tan sujetivo como

la realidad que lees, si, tú, no hace falta que te escondas.

Que ya sabes,

Solo,sólo tienes que fijarte.

Sólo tienes que escucharle, sólo tienes que divisarle, sólo tienes que tocarlo

Sólo tienes que sentirle, sólo tienes que verle , sólo tienes que rozarlo,

sólo tienes oreja, sólo tienes ojo, sólo tienes pulgar,

Sólo tú haces falta, Sólo todo hace falta, simenos nada hace falta

Sólo hay que fijarse, Sólo hay que centrarse, es tan difícil? No

TU eres lo difícil, mientras yo escribo.



Lo que precede es un texto, un poema, en clave vanguardista, escrito por un servidor tiempo ha, concretamente en 2004 (bueno esta es una traducción al castellano que hice en 2006, de hecho, esto es un copy-paste con lo cual pierde gran parte de la gracia la versión original, que tiene carácteres especiales y está dispuesto de forma que salen más cosas, si hay alguien interesado, me lo dice: se lo mando. Tampoco vale tanto la pena), y lo pongo no por su incalculable valor poético ni por su originalidad, pues no tiene ni una cosa ni la otra. Si les parece original vean cualquier poeta vanguardista, de esos que los hay más catalanes que españoles, por ejemplo Salvat-Papasseit. Lo pongo por la particularidad de lo aconteció cuando lo presenté a un concurso literario, por obligación.

Es ancha como castilla, la tradición de los "Jocs Florals" en Catalunya (uno de los símbolos primitivos del catalanismo), se celebran si no erro, desde el siglo XVIII o XIX cada año tradicionalmente, en todos los colegios, escuelas, pueblos... que se precien, en Sant Jordi, patrón de mi promiscuo país. Tradicionalmente siempre participaba, y no con poco éxito, pero luego llegué a un sitio nuevo, un colegio y como era tradición en mi, me presenté en prosa. Hice un pequeño esuferzo para plasmar un texto que tenía en la cabeza, algo oscurantino y lo presenté. Con Grandes Expectativas. Sin embargo nos obligaron a presentar una poesía relacionada con un poema visual que habíamos realizado (veáse Joan Brossa), y el dia antes de entregarlo larga entrada la noche, me senté enfrente de un teclado parecido a éste, y de una tirada escribí lo de arriba. Resultó finalmente mi poema ganador en su categoria y mi narración cayó en el olvido. Pero eso no fue lo mejor, lo mejor vino el dia de clase después de la entrega de premios: analizamos mi poema en clase de literatura. Si si, lo dicho. Fue acojonante, como una gran broma: empezaron a sacar dobles sentidos, recursos, metáforas, hipérbatons, sinestesias y todo lo que se os ocurra, cifras secretas, mensajes en clave... increíble, de verdad increíble, no daba crédito; en ningun momento pensé ninguna de esas cosas, el poema lo escribí cansado dormido y a desgana, como un encargo, y con esto no quiero resaltar mis grandes cualidades inexistentes poéticas ni mucho menos. Lo que pretendo es poner a la vista dos temas:

1) Lo absudro que es el análisis literário en general, sobretodo las notas al pie. El autor no pretende ni un tercio de lo que se dice de la obra y más de dos tercios de los análisis son simples pantomimas sujetivas sujetas a los gustos e influencias del analizador en sí. O si no veánme a mí con Kundera.

2) El poder de nuestro subconsciente. Ya saben, ¡cae otro ángel! ¡el maravilloso encuentro entre un paraguas y una máquina de coser!