Vacante


P
arado delante del papél, la tinta se extendía debajo del peso de su pluma, absorviendo la celulosa se hacía más y más pesada, un acaudalado río de palabras que jamás serían inteligibles.

Ha perdido el control. Se ha perdido.

No es capaz de matarle. Así es cómo quería terminar la historia. Un accidente. Del todo inocente. Muerto por la inocencia de una mirada perdida, de unos ojos que te miran para que te mires. Mirarse al interior mientras montas en bicicleta no es una buena idea. Y lo que debía pasarle es que un coche le arrollara. Lo que debía pasarle es que una niña sentada encima de un muro, fijara su vista en él, una mirada del todo inocente, del todo desintencionada, tan higiénica que él no podría apartar la suya de esos ojos infantiles, hasta desviarse a la mitad de la carretera y ser brutalmente arrollado.

Pero no siempre se le puede pedir prestado a la vida. Puesto que eso precisamente, óbviamente sin la parte en la que es arrollado, es lo que le había pasado a él esa misma tarde mientras volvía de la piscina. Cómo si él se hubiera convertido por un momento en el personaje de su ficción, inmediatamente después de fijar su vista a la de esa niña se había dado cuenta de lo peligroso era aquello y de lo fácil que era despistarse y sufrir las consecuencias.

Pero ha perdido el control. ¿Qué puede hacer?

Hoy ha vuelto a ver a la niña, de nuevo sentada en ese muro, de nuevo en la misma postura, de nuevo la misma mirada. De nuevo la misma muerte de ficción. Esta vez se ha arriesgado más fijando durante más instantes, su mirada en la de ella. Crash.

Y ahora he perdido el control. Encontrarse,

delante de un papél, las teclas se repiten debajo el peso de mi índice, la pantalla se hace más y más pesada, un acaudalado río de palabras que jamás serán inteligibles.

4 comentarios:

jimcueva dijo...

Vaya, mi buen amigo Marc Costa, veo que regresaste, como siempre, un gran escrito que pasa a formar parte de tu futuro libro sin duda alguna, mis sinceras felicitaciones por este talento nato que tiene a la hora de escribir.. \m/

Saludos amigo!!!! ;)

Marc Costa i Sitjà dijo...

Gracias @Jim, no me halagues tanto xD que sinó al final hasta me lo creeré, la verdad es que gracias a tí, a @Rebeca y alguno de por ahí me he forzado un poco, apesar de que una vez me pongo delante de la hoja en blanco las cosas fluyen, además como puedes ver... estrenamos sección a ver que te parece.

Rebeca dijo...

Y así julio no quedó en blanco (igual que mis visitas a este lugar)...

=)

Marc Costa i Sitjà dijo...

No me lo puedo permitir, no se ya si lo segundo o lo primero es más grave :)