Deus ex machina

Se dice de cuando el ambiente es cálido, la noche entrada. Se dice de cuando el cielo está nublado, el aire en calma. Se dice de la calma antes de la tormenta. Se dice de alguien que escribe, por hacerle pesar en el papél un conjunto de palabras importantes, ordenadas para producir un efecto no trivial sobre un lector especial. Se dice de quién mira por esa ventana que descarga en el mundo, de unas luces que parpadeántes una tras otra cada vez más ¡incesantes! pueblan el horizonte. Se dice de cómo se ioniza el aire, de cómo a modo de giro en el guión meteorológico una corriente. Se dice de cómo sacude el mundo interior abierto a través de cualquier ventana. Acariciando atrapasueños imaginarios tintineantes. Se dice que la tormenta se acerca, se dice de la lluvia que cae, toc-toqueando, llamando ahora tímida otrora atrevida a través de la ventana, del tejado, de las paredes, se dice sin gritar como sacude los árboles, cómo remoja el viento, cómo se ilumina pasmósicamente la noche, cómo se hace obvio el secreto de la oscuridad: que no existe cómo tal sinó como ausencia de dicese luz. Se dice de la mano que sacude las hojas que a modo de velas bailan errantes entre meteoros acuosos, se dice del caos climático, de la corrida en la cara de la naturaleza. Se dice de la tormenta, aquella de la que

se dice de cuando un elemento ajeno resuelve la situación. Deus ex machina.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho lo que escribís... yo también escribo pero no pongo mis cosas en un blog por miedo a que me las roben, ¿no tenés ese miedo?
En fin, si querés nos mantenemos en contacto, quisiera charlar de varias cosas con vos porque me recordás tanto a mí...
cráneos y superposiciones, la materia unida a la materia...
Adios, Lucía

mail: espasmos.multicolores@yahoo.com.ar

Marc Costa i Sitjà dijo...

Gracias Lucía, te correspondo.

Antihéroe dijo...

Cuando he leído tu texto me ha venido a la mente los dioses esos que salían de mentira en las epopeyas griegas, creo haberlo en algún vídeo musical que ahora no recuerdo...

No creo que los autores vengan a robar cosas de nuestros blog y si es así estaría orgulloso y me animaría a escribir, más.

Un saludo amigo.