Ahora que aún tengo veinte años

Cuando mire atrás, seré consciente de bastantes cosas, una de ellas, del desconocimiento de una canción que podré cantar con voz propia hasta tocadas las doces, ara que tinc vint anys de Joan Manel Serrat. Creo que ya hablé de ella con anterioridad, y bueno, la letra se puede ver por ahí con facilidad. Canción que por su parte presupone muchas cosas, que luego con posteriores versiones de la misma canción Serrat las auto-niega. Que sólo se puede tener sangre en las venas a los veinte, ya verá él que no es así, sigue cantando lo de que hoy puede ser un gran día por tierras americanas y es que a esa edad, ni por asombro se podría haber puesto en el lugar. Aunque también está lo de que el cumpleaños es un sinsentido y que es un dia como cualquier otro, es un punto de vista, que no comparto pero que está lleno de certeza, pero si así lo miramos, por favor ¡que no hagan fiesta por navidades esas gentes!

Si no para otra cosa el dia de nuestro aniversario nos permite tener un tiempo de referencia, un buen dia en el que personas nos recuerdan y nos hacen un pequeño homenaje cada uno a su manera. Muy buen momento para poder mirar atrás y valorar que ha sido, que es y que será de nuestras vidas. Con vehemencia me doy cuenta que mucho de lo que me hace hoy ser quien soy se ha determinado durante el último año. Y que mucho he vivido también el último año. He conocido, y re-conocido a personas muy importantes en lo que es la vida de hoy en día y he pasado por muchas experiencias tanto positivas como negativas que me construyen como persona y ponen otro ladrillo en mi coloso de Tebas personal, saben quienes son, y a ellos por existir en mi mundo, les doy las gracias, y también gracias a la diosa casualidad por habermelos traído a mi lado y viceversa. Hay por ejemplo otros hechos: hace un año desconocía a Serrat, sólo había leído un libro de Kundera y no escribía apenas. Hoy me gustaría poder cantaros a todos, pues sabeis que me gusta mucho, lo de que "ara que tinc vint anys ara que encara tinc força, que no tinc l'ànima morta i em sento bullir la sang....".

Cantaré mientras otro cante, y escribire mientras otro escriba.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Este post es uno de los que más me ha gustado desde que empezaste a escribir el blog. Quizá es porque me gusta esa clase de narración melancólica con la que has usado, o quizá porque desde la amistad que nos une me siento en parte introducido en el texto. En cualquier caso muchas felicidades y cada año debemos hacer que sea mejor que los anteriores.

PD: Canta aunque ningún otro cante y escribe aunque ningún otro escriba.
Lo mejor es que seguro que lo harás: eres !!Marc Costa!!