De nuevo, en llamas

"¡Capitán! ¡Capitán M.! ¡El barco está en llamas!" sonaron las alarmas y toda la tripulación quedó alertada. ¿Dónde estaba el capitán?

El capitán llevaba ausente ciertos días, ninguno clave; el rumbo era fijo y claro y por supuesto sus hombres no se preocuparon por él, su ausencia les daba la plusvalía que tener que asumir sus responsabilidades a bordo. Todo parecía funcionar correctamente; los motores a toda máquina, carbón para cruzar los siete mares. Las chapas que recubrían la estructura del barco brillaban por su ausencia de grietas. Ni siquiera una sola mota de pintura oxidada. Los hombres estaban bien nutridos y la ociosidad de los hombres así como sus necesidades más fundamentales cubiertas. Entonces ¿Qué es lo que le sucede al barco?

El barco se hunde y el capitán no está. No hay que buscarle más explicaciones. Los polizones, los rasos, los marineros, los oficiales, removieron cielo y tierra hasta que se dieron cuenta que estaban en alta mar; entonces empezaron a remover todos los habitáculos del barco, todos los compartimentos todas las bodegas. Nada. ¿Y en su correspondencia? "Oh, ¡vaya!" No recordaban que el capitán no tiene nadie quien le escriba.

Finalmente a un hombre de confianza del capitán M. se le ocurrió la retoricidísma idea de mirar en el camarote del capitán. Ni siquiera tuvieron que forzar la puerta. Entraron. Allí estaba, sentado frente a su mesa, delante de una hoja en blanco, con la mano acariciando la barbilla y los ojos perdidos en algún punto de fuga del infinito. Una muchedumbre de hombres (vestidos de marineros) se agolpaban en la puerta del capitán y jadeantes, expectantes, por ver lo que les sentenciaba su líder.

-Capitán M., el barco se hunde, el barco está en llamas.
Y tardó veintiún años de su vida, seis meses y diecinueve días en sentirse seguro, convencido, calmado, íntegro para pronunciar las palabras adecuadas para la situación.
-¡Mierda!


2 comentarios:

Alfonso dijo...

Me encanta la música que está puesta. Un abrazo joven padawan, presiento la fuerza del lado oscuro...(¿qué como que adivino?)

ricardo dijo...

¿y a qué viene la foto de la polución?