Un millar de ángeles caerán del cielo

El placer de repetirse; ponme cuatro notas Johnny, y dale, dale, dale, dale, otra vez; somos animales. De pequeño me gustaban mucho las ballenas. Un día como hoy, después de darlo realtivamente duro a la piscinal, no vayamos a sentirnos grandes y exagerados. Uno se retira a la otra, una espécie de piscina tranquila, calmada con agua más caliente, uno se tumba, y poco a poco se introduce en el agua; me ahogan los pensamientos.

Vivimos en un mundo en el que la gente cada vez canta menos y gritar en un mundo lleno de Ipods sigue siendo un absurdo, la cuestión es que a diferencia de la palabra vulgar, la palabra cantada tiene una propiedad perturbadora, que deja inquieto; se nos puede narrar la historia más triste jamás escrita y contada, pero si la melodía es alegre... ¿Cómo se nos va la letra de la cabeza? ¿Porqué somos tan humanos si luego la música se lleva la letra a paseo? No en vano bajo el agua viven las ballenas y no hablan, cantan, dejarían de hablar algún dia al ver que lo de cantar surgía más efecto. Además, resulta que debajo del agua el sonido tiene una mayor velocidad que en el aire. En vano gritaremos en el agua; una de las pocas cosas que nos diferencian de las ballenas es que sus cuerdas vocales calzan para mojado y las nuestras para seco, y eso de la interfase es demasiado complicado; mejor no probarlo nuestros gritos, como nosotros; se ahogan.

Y allí estás mientras -tanto, mientras todo este tanto, sólo tienes fuera del agua la nariz y los ojos. Notas como el agua es más cariñosa contigo que el cariño que nos puede dar una madre, una madre sólo tiene diez yemas de dedo, el agua tiene tantas que no queda pliegue de nuestra piel que no toque que no mime. Y entonces la sientes....

...Es la vida de nuevo, aquí con una pizca de cuerpo fuera del agua, aquí sí hay que respirar, se te incha el pecho, sientes la presión del agua, y sientes como dentro de tí, hay aire y en otro vaivén como ese del corazón que a veces por la noche nos hace sentir tan vivos, lo hace de nuevo.

En el cielo están con el cuello en el agua.

3 comentarios:

Sala Sala dijo...

La foto del Tinnitus per a què és, per il·lustrar el que ens passa a la resta quan tu cantes? (jaja és conya)
No no, en sèrio, la cançoneta d'ahir estava molt ben treta, i aquest post m'ha agradat :)

The Kanqueror dijo...

I really enjoyed this post.... or, at least, the crappy translation through yahoo translator really captivated me. I'll attempt an English translation for my blog... but would you help me to refine it if I sent you the rough copy?

poli ! dijo...

se me escaparon un par de lágrimas no sé bien por que... creo qe por qe la verdad escapar o gritar siempre me pareció mas inteligente pero nunca pensé en qe los gritos de alguien lleguen a ser opacados por tan grandiosamente por un canto... en cuanto al agua siempre la he conciderado (respetando ideologias religiosas) una de las diosas mas grandiosas, tan sanadora...
en fin. de tood el tiempo qe llevo leyendo nunca habia llorado sin saber por qé creo qe devo pensar en eso... gracias y sigue escribiendo... (: